miércoles, 25 de enero de 2006

El peor lugar de todos

Usted aporta nada, pero juntos lo solucionamos

Es una nota de opinión desde un punto de vista en el que puede coincidir o no sobre como encontrar la solución a un problema comunitario.

Un lector muy respetuoso escribe su parecer en el post del domingo, enero 22, 2006 ¿PERIODISTAS? de este blog y le respondo.

No escribo notas creyendo que he descubierto la pólvora, pasa que, como tenemos poca memoria es bueno re-marcar algunos episodios, para que generen un pequeño schock, mueva sus fibras íntimas adormecidas y provoque un fastidio, y que esta vez, sea por partida doble: porque ya se lo enseñaron antes y porque hoy se lo vuelven a recordar.

Usted sabe que nunca se debe cruzar una calle a mitad de cuadra ¿Si…? sin embargo lo hace y se molesta cuando alguien desde un vehículo, le toca bocina y se lo recuerda. Estoy seguro que no se dará vueltas para decirle:"¿Qué te pensás, que descubriste la pólvora…?”

texto completo haciendo click aquí

martes, 24 de enero de 2006

Cada vez peor

Corrupción en el Partido de La Costa


Jamás se había visto tanta desidia por llevarse dinero sucio al bolsillo. Así se vive en este paraiso. Unos se enriquecen y otros se lamentan.

Se lamentan porque duran poco, se termina el contrato y a la calle. Cuando no son funcionales a la gestión K, pasa el que sigue.

Cuanta miseria existe aquí, a pocas cuadras, a pocos metros. La gente no se quiere, ni quiere el lugar. Por donde uno mira está sucio, de olor, de mugre, de gente, de ambiciones y proyectos individualistas. Estos son los costos de la gestión K.

Cuando llegó nuestro presidente de la nación, a este municipio, unos días antes de las elecciones , tiró unas palabras, habló con dinero en su boca para La Costa y sacó la chequera. Firmó los compromisos ante unas mil personas que habían sido -en su mayoría- obligadas a estar presentes en aquel acto presidencial.

Y así estamos, porque la mayoría eligió vivir de esta forma. Antes, hacía incapié en los políticos y los medios de comunicación del Partido de La Costa, porque ingenuamente creí que allí estaba el origen del problema cultural que padecemos. Sin embargo, cuando saqué la cuenta de los años que llevamos de democracia, me di cuenta que sólo eran el efecto de una causa: la mayoría que los legitimó.
23 años han pasado de aquel Alfonsín pintado, y nosotros aquí con sólo dos hombres.

¿De qué se puede quejar uno? Han pasado 23 años y dos hombres ¿Usted duda que fueron corruptos y sus gestiones -incluida la actual- fueron desvastadoras?
¿Sabe quién los puso allí? ¿Quién trabajó juntando votos, regalando garrafas, chapas, colchones y todo lo demás? Fue la mayoría que vive en el Partido de La Costa. Este dato, nos pinta dentro de la aldea y ante el mundo como lo que somos: unos mediocres.

Antes me quejaba mucho sobre el rol social de los medios de comunicación, sobre todos aquellos que cobraron mucha plata en el gobierno de Magadán. Son fáciles de identificar, basta con escuchar elogios sobre ellos y habrá descubierto quien fue el director de una FM en zona centro, que cobró más que otras emisoras.

Los informes están en el Honorable Concejo Deliberante de este municipio. Sólo basta con pedir el presupuesto municipal 2004 y obtendrá esta información.
Luego despotricaba contra los políticos locales, porque hacían o hacen más politica que gestión. Sin embargo, no había caído que estos personajes no son otra cosa que el efecto de una causa: la de la voluntad de la mayoría de un pueblo.

Este pueblo ha legitimado a los politicos y a los medios de comunicación para que actúen o trabajen de esta forma, con mucha mediocridad. Para ver esto no hay que asistir a ninguna facultad, sólo debemos mirar a nuestro alrededor. Un municipio lleno de corruptos, puestos a dedo por las bestias insaciables de dinero y poder. Todo está sucio, muy sucio.

Y ahora van a empezar a tirar cortinas de humo con líos provocados en Las Toninas, para sacar rédito político y hacerle creer a los pobladores que hay una oposición. Por favor espero que la mayoría no compre ese paquete, demasiado daño viene ocasionando con la voluntad que ha tenido para votar y elegir.

Se puede cambiar este panorama, sólo se necesita contar con la actitud de ser distinto, de pensar en proyectos colectivos, de construir capital social para el futuro de nuestro municipio. Denunciando a los corruptos y pidiéndole a los mediocres que no usen los medios de comunicación para hacer catársis o usarlos como si fueran el living de su casa.







domingo, 22 de enero de 2006

¿PERIODISTAS?

Buscado

Se busca intensamente a un personaje que se hace llamar periodista y estaría pidiendo dinero a cambio de no ser severo en sus comentarios radiales.

(AF-notinet) Ya son muchas las personas que se enojan con la actitud de esta persona. Algunos lo llaman “el loquito 10 pesitos”. Las anécdotas son cada vez más frecuentes sobre este hombre que pulula por las calles con un grabador haciendo notas para una FM. Se pudo constatar que el dueño de la emisora no está enterado sobre la actitud de este sujeto.

Con el cuento de conseguir una adhesión para la emisora radial (una FM que está en calle 41 de Santa Teresita) les pediría a los entrevistados...

Haga click aquí para ver la nota completa


martes, 17 de enero de 2006

Se fijan en un cartel



"Quiero creer que se equivocaron con la ordenanza"



(AF-notinet) Don Mario Mollo dice: “Quiero creer que se equivocaron con la ordenanza”, así comenzó la nota que le hice a un hombre que me mostraba las instalaciones de su complejo turístico con 7 departamentos lujosos para brindarle a los pasajeros el mejor servicio. La Mansión San Isidro está ubicada en calle 44 nº 254 en Santa Teresita y la fundó en 1996. En el frente tiene colocada tres banderas: La Argentina, de la Mansión y otra del Partido de La Costa.

El sábado 14, pasaron inspectores de Control Urbano y le pidieron que retire el cartel que estaba apoyado entre el cordón de la vereda y el poste de luz. Dice Mollo que le dolió la observación, ya que el cartel puesto sobre la pared –como lo indica la ordenanza 329/87 a 80 cms de la pared- perjudica el paso a los turistas y no videntes.








El cartel que antes ocupaba un espacio de 40 cms donde la gente nunca camina sobre el cordón, ahora, sobre la pared molestaría a los veraneantes que pasan a la playa. Así que, Don Mario Mollo guardó su cartel prolijamente pintado para no incomodar a nadie.

A escasos metros de su propiedad hay otro cartel que anuncia alquiler de departamentos y al parecer no hicieron caso a la observación y lo dejaron puesto. Don Mario Mollo comentó que para él no es justo y dice: “tengo un lugar de lujo, invertí en Santa Teresita porque me gusta el lugar, estoy radicado aquí y les doy a mis inquilinos departamentos con todos los servicios, los atendemos con mi señora las 24 horas para que se sientan cómodos. Pago mis impuestos y cuando fui a hablar con el intendente, me anotaron en mesa de entrada 2 veces y nunca me atendió” –comentaba Don Mario con voz angustiada. “En San Isidro pedís un día determinado con el Intendente y vas a la hora citada y te atiende. Yo entiendo que De Jesús esté ocupado porque estamos en temporada, que te diga un día y te reciba, pero sin embargo no es así. El barrendero no pasa nunca”.

Mollo me muestra una cochera interna cubierta, para que los turistas que alquilan allí tengan sus vehículos protegidos.

Después nos fuimos al fondo donde hay una mesa de pool y aparatos de gimnasia para sus clientes.
Entrar allí es sentirse a pleno observando una construcción que nos hace propaganda por si mismo.

“Pregúntele a los turistas como se sienten, cómo están atendidos” dice Mollo orgulloso de su obra. Por eso no entiende porque tanta preocupación por un cartel que estaba puesto donde no molestaba a nadie y no se preocupan por hacer una buena bajada al mar, no puede ser que una persona en sillas de ruedas no pueda bajar a la playa. Y seguía sosteniendo una hipótesis:

“Quiero creer que se equivocaron con la ordenanza”

Es difícil encontrar una explicación racional en un lugar en el que las ordenanzas no se discuten aplicando un sentido común a la cuestión, donde no se observa ni se planifica a futuro, como siempre priman otros intereses que no llevan banderías políticas, sino personales. Los problemas del verano los queremos arreglar en la temporada y así seguimos alimentando día a día tremenda mediocridad.

viernes, 13 de enero de 2006

Comerciante de Mar del Tuyú




“Estamos hartos que nos manoseen"

Con mucha indignación se juntaron vecinos y turistas en las inmediaciones de la 2 y 65 de Mar del Tuyú, para impedir que inspectores de control urbano con prepotencia procedieran a quitar unos carteles de propaganda de un comerciante local.

(AF-notinet) El Viernes 13, en horas de la mañana, inspectores de control urbano se metieron en una propiedad privada de calle 2 y 65 de Mar del Tuyú a quitar un cartel porque: “Tenemos orden de arriba”fue la explicación que dieron. Este accionar arbitrario y prepotente culminó con la presencia de vecinos y turistas que se sumaron al apoyo de los comerciantes.
Una llamada telefónica con el nuevo Secretario de Gobierno, Gustavo Caruso, evitó que la protesta llegue a mayores...

(ir a la nota completa...)

miércoles, 11 de enero de 2006

Agnese, Carolina Verónica

Realizaron una falsa denuncia en Santa Teresita y terminaron presos

Ariel Fontana / AF-notinet para la Costa

aaaaaLa policía recuperó $ 8.000 en efectivo y una cantidad de celulares por un valor de 2.000. Una pareja de jóvenes realizó una denuncia de robo a mano armada en un local de venta de celulares. La rápida actuación del personal policial de calle, lograron secuestrar del domicilio de los denunciantes, el efectivo y los celulares. La carátula tiene como título Hurto Calificado por el uso de llave original.

El sábado 3 de diciembre de 2005, se presentaron en la comisaría 1º de Santa Teresita, Daniel Alberto González y Carolina Verónica Agnese a realizar una denuncia de un robo a mano armada efectuada por un NN que había actuado sobre su persona, en el local de venta de celulares - donde trabajaba la joven en calle 32 e/ 6 y 7 de esta localidad-. En forma inmediata el personal policial de calle, empezó a realizar una exhaustiva investigación del hecho y con el aporte de algunos testimonios, las sospechas apuntaban a la propia pareja.

El titular de la Fiscalía descentralizada de la Costa, Dr. Diego Zappiola, pidió una orden de allanamiento, que firmó inmediatamente el Juez Sergio Magioli. La policía ingresó al domicilio de los denunciantes y allí se encontró el dinero en efectivo y un bolso lleno de celulares. Inmediatamente se procedió a la detención de los imputados del hurto calificado y la mujer fue trasladada a Castelli donde se encuentra detenida en la comisaría de la mujer y su pareja, trasladada a Dolores.

El Capitán Levpuseck titular de la comisaría 1º de Santa Teresita, manifestó que actuaron antes que por la noche se alzaran con el botín. También agregó que los detenidos no presentarían antecedentes judiciales. Se determinó que el joven es oriundo del conurbano bonaerense y ella es residente de esta comunidad.

El Teniente 1º Fernández, jefe de calle sospechó que la denuncia realizada tenía otra dirección y gracias a la colaboración de algunos vecinos, se realizó una línea investigativa diferente que concluyó con la detención de la pareja imputados en este delito.

La causa se caratuló bajo el nombre de “Hurto calificado por el uso de llave original” y los autores del hecho se encuentran detenidos y a disposición del Juez de garantía.

viernes, 6 de enero de 2006

Inmobiliaria: Por 50 pesos quedaron mal

Partido de la Costa-Santa Teresita

Algún día habrá que entender que el precio no es lo mismo que costo. Este es un caso que delata, entre otros problemas comunitarios que tenemos por no tener sentido de pertenencia, la poca importancia que se le da al turista. El precio fue 50 pesos y el costo: una pésima propaganda del lugar.


Ya entramos en el 2006, el verano trajo a La Costa centenares de turistas, los negocios trabajan bien y con muchas expectativas. El clima hace de las suyas, pero la gente se las arregla para pasarla bien. Sin embargo aquí estoy, frente a mi computadora con dos sujeta papeles. En uno, tengo la fotocopia de una denuncia penal, en el otro la fotocopia de una exposición policial y al medio me encuentro yo, con una sensación que se mezcla con un poco de impotencia, bronca y vergüenza ajena. Tengo que hacer una nota que habla de personas de mi pueblo, que en su actuar privilegian el vil metal, antes que una buena atención y servicio.

Por 50 pesos, jóvenes turistas se fueron con una pésima referencia del servicio que les brindó la inmobiliaria SOLFE que está en calle 39 y 3 de Santa Teresita, en el Partido de La Costa.

A estos jóvenes, que llegaron a nuestras playas a pasar unos días tranquilos, cuando fueron al mar les robaron el bolso, con dinero y las llaves del departamento. ¿Sabe que tenían las llaves del departamento? –nota que publicó Pionero el pasado viernes 30- …Increíble!!! El llavero tenía escrito la calle, los datos del edificio, piso y departamento. Le llevó unos 10 minutos, al ladrón entrar al lugar y sacar más cosas, como una cámara de fotos, una caja de herramientas, ropa y otros elementos.

Mientras UD., se pregunta lo mismo que yo ¿Qué hubiese pasado si en el llavero no había datos? En una comunicación telefónica que tuve con el dueño de la inmobiliaria, Jorge Jiménez –que se hallaba de vacaciones a unos 1200 kms según sus dichos- me preguntaba si sabía cómo las otras inmobiliarias alquilaban sus viviendas y que mire que está escrito en los llaveros. Claro, con un comentario así es fácil levantar temperatura gratuitamente. Este señor me estaba diciendo explícitamente que no sólo él estaba brindándole un campo de acción propicia a los delincuentes, sino que las demás inmobiliarias cometen el mismo error. Error que con buena voluntad y muy poco dinero se soluciona: con un código alfa-numérico, donde los datos quedan resguardados dentro de la inmobiliaria –por sugerir una idea y estoy seguro que deben existir miles de alternativas más-. La respuesta a esta sugerencia fue: “No, eso es imposible ¿Se imagina con todos los departamentos que tenemos?” y le sumaría la poca voluntad por hacer las cosas bien.

La cuestión, que por esta razón –el robo de las llaves-, tuvieron que cambiar la cerradura de la entrada del edificio, que en este caso no tenía sentido porque cualquier persona que haya alquilado un departamento en ese lugar, puede obtener una copia de la llave por 3 pesos. Si fue necesario cambiar la cerradura del departamento, ya que seguirían allí unos días más. Pero aquí aparece el problema que desencadena el malestar de estos turistas que recurrieron a la policía para que les devolvieran el pago de la cerradura nueva –según consta la fotocopia de la factura realizada por el trabajo, de $ 55.- ¿Por qué deben abonar una cerradura que queda colocada en el departamento? ¿Si el llavero no hubiese tenido los datos del departamento, el ladrón no ingresaba?¿Por qué tener que recurrir a la policía y desde la comisaría ir con un móvil a la 39 y 3 donde está esta inmobiliaria y como si fuera poco, no les reintegraron el dinero -$ 50.-que habían dejado depositado allí?

La empleada, en una actitud cerrada y fiel a su patrón, según comentaron los turistas, provocó en ellos más bronca e indignación. Gustavo decía calmo dentro de su impotencia: “Ayer me llamó mi jefe porque sale de vacaciones la otra semana, en mi cuadrilla –trabaja en un servicio tercerizado para EDENOR- somos 200 empleados, te imaginarás las referencias que vamos a dar de esta inmobiliaria”. Manifestaron estar conformes con la actuación instantánea de la policía.

Con estas actitudes corremos a los turistas, fuente principal de ingresos monetarios a la zona. Sería interesante que sepamos trasmitir la buena atención que recibimos cada vez que salimos de vacaciones y que tengamos en cuenta que cuando un turista se va mal de nuestras playas, el boca a boca produce un efecto multiplicador.

Si la situación hubiese pasado a la inversa, el efecto multiplicador habría sido diferente. Estos chicos habrían comentado, que pese al problema que tuvieron, la propia inmobiliaria les tendió una mano y les brindó más seguridad, pero no fue así, se fueron mal.