viernes, 22 de marzo de 2013

Caso Jerez / Aparecen revelaciones

En la última semana del juicio por Darío Jerez, el comisario que lideró la investigación brindó una extensa e interesante declaración. Además: las contradicciones en la morgue -El viernes se realizan los alegatos-.

Por Gabriela Urrutibehety
g.urruti@entrelineas.info

El comisario Seiras, encargado de la investigación en el caso de la desaparición de Rubén Darío Jerez, testimonió por unas tres horas en el juicio que lleva adelante el tribunal oral Nº2 de Dolores.
Seiras, perteneciente a la DDI de Santa Teresita, relató de qué manera colaboró con las pesquisas desde el momento en que fue reportada la desaparición de Jerez, el 25 de octubre de 2001. También narró de qué manera Leandro Alzugaray, a la sazón detenido en la comisaría de General Madariaga por otro hecho, le relató cómo había escuchado que a Jerez lo había matado gente vinculada con Jorge Grande.
Según narró Seiras, Alzugaray había escuchado, en la antesala de la secretaría de Gobierno del Palacio Municipal de La Costa, cómo el chofer de Grande, de apellido Bin, le relataba a su jefe que “se la había ido la mano” con Jerez, que habían querido asustarlo pero lo habían matado y luego tirado su cadáver a la ría de Ajó.
Alzugaray –que está imputado en este juicio por falso testimonio– también le dijo, siempre según los dichos de Seiras, que los responsables de la muerte de Jerez habían sido Bin, Cristian Ríos y Sarraille, tres personas vinculadas a la gestión del intendente Guillermo Magadán en la comuna de La Costa. Según los dichos de Alzugaray que relató el comisario Seiras, el traslado del cuerpo lo habían hecho en el Renault Laguna de Jorge Grande, uno de los autos por los que insistentemente se ha estado preguntando durante el juicio.
En cuanto al móvil, el detenido le comentó que estaba vinculado con unos cheques de los cuales tenía fotocopias en su calabozo. De acuerdo a los señalado por Seiras, los cheques revelaban una actividad ilegal puesto que la financiera Comprar no estaba autorizada para operar con descuentos de cheques, sino con créditos pequeños con tarjetas. Según lo que dijo Alzugaray, los cheques originales estaban escondidos y eran su reaseguro para el cobro de una deuda que Grande mantenía con él.

Seiras señaló también a Carlos Subirol, representante de Comprar en Santa Teresita, como una persona de accionar sospechoso, que intentaba sacar información de la investigación policial, más que aportar a ella. Ante preguntas de la fiscalía, consideró que ni Subirol ni Alejandro Muñoz –socio gerente de Comprar- han dicho todo lo que saben sobre el tema y que el testimonio de Alzugaray en su momento le sonó creíble, aunque este último había insistido siempre en que no prestaría declaración testimonial en ninguna sede judicial, sino que le “tiraba una punta” para la investigación.


CONTRADICCIONES EN LA MORGUE

El lunes declaró Rodolfo Avelino Villalba, quien trabajó de chofer de Jorge Grande y que luego cumplió funciones en la morgue del hospital de Mar de Ajó. El testigo José María Torchetti había indicado que Villalba, de sobrenombre “Ñoqui”, le había dicho que tuvo a Jerez tres meses en la morgue y que después se lo llevaron para enterrarlo como NN.

En medio de sollozos, Villalba rechazó las acusaciones de Torchetti y señaló que el único NN que había habido en la morgue mientras él trabajó allí era un indigente que luego fue enterrado de acuerdo con el procedimiento   legal correspondiente.

Ante estas contradicciones, el fiscal Diego Bensi pidió un careo entre ambos testigos que, posiblemente, se realice mañana miércoles. El jueves será el último día de testimonios, en tanto que está previsto que el viernes se desarrollen los alegatos de las partes involucradas en este caso.





sábado, 2 de marzo de 2013

Darío Jerez Desaparecido el 25 de Octubre de 2001 - El JUICIO Oral y Público


El Juicio comenzó este viernes, 1º de Marzo en la Sala del Tribunal Criminal Nº 2 de la Ciudad de Dolores a las 13 hs por el retraso del imputado Cristian Ibarra.  El cuerpo de la causa –Año 2010, orden 717/3523-, está caratulado: López Daniel Claudio, Grande Jorge Eduardo, Muñoz Alejandro Gustavo, Ibarra Gerardo Cristian y Subirol Carlos imputados por ENCUBRIMIENTO AGRAVADO; Azugaray, Gastón Leandro y Sanabria, Patricia Graciela por FALSO TESTIMONIO.
Los testigos fueron citados a este Tribunal, a partir de la 9 de la mañana. El público y la prensa tuvo acceso al interior cerca de las 12 del mediodía. Cerca de las 13 horas se realizó la presentación de los Magistrados, Presidente Dra. Analía Graciela Ávalos, secundada por los Dres. Jorge Antonio Tamagno y Carlos Enrique Colombo. Fiscales del caso, Dres. Diego Bensi y Diego Torres. La defensa de la parte Damnificada, Dra. Marta Esponda.
El Dr. Diego Bensi acreditó los fundamentos del caso: “El 25 de octubre de 2001 se privó de la libertad a Rubén Darío Jerez, ocultando su el cuerpo hasta el día de la fecha. Dos miembros de la tarjeta COMPRAR, tuvieron contacto con la víctima. Se ocultó el cuerpo y se hicieron desaparecer las pruebas del delito. Tres sujetos de sexo masculino ayudaron a eludir la investigación. El oficial Coronel amenazó a los testigos. Se tratará de calificar los hechos como Encubrimiento Agravado y Falso Testimonio.
La nómina total de los testigos llega a la cantidad de 488 que participarán en la Causa entre el 1º de Marzo al 25 del corriente. En la primera Jornada se presentaron a declarar 13 testigos de los 34 que debían estar ante el Tribunal Criminal Nº 2, que por cuestiones de horarios el personal policial deberá presentarse en las próximas jornadas. Ya que el último testigo terminó su declaración, cerca de las 23:00.
El Dr. Diego Torres, hablo de la causa y la dividió en tres hechos. El Hecho I estarían involucrados Alejandro Muñoz y Carlos Subirol, en donde niegarían haber tenido contacto con la víctima el día de su desaparición. El Hecho II, los involucra a Jorge Grande, Daniel López y Cristian Ibarra en donde estarían involucrados por desviar con datos falsos y así ayudar a los autores materiales del hecho precedente. Y el Hecho III, es el Falso testimonio de Patricia Sanabria y Gastón Azugaray
El primer testigo en prestar declaración fue Viviana Zubiaurre –esposa de Rubén Darío Jerez-. Su relato duró más de una hora, entre sus dichos y los interrogatorios que le formularon los Fiscales y Abogados defensores de los imputados. Luego siguió Julián Jerez, que con clara descripción de lo que había ocurrido en aquella época -Julián Jerez era un adolescente de 17 años aprox., el mayor de los tres hijos de Viviana y Darío-. Expresó las bondades de su padre y la ansiedad por despertar en algún momento y encontrarlo a su lado. De la misma Manera lo hicieron José Jerez, hermano y por su parte lo hizo Isabel Suarez, su mamá. 

Damian Renzi, conocido comerciante de Santa Teresita y actual delegado municipal de esa localidad, sorprendió a muchos con su declaración, ya que su testimonio derrumba muchas hipótesis. Entre sus dichos ante los Magistrados de ese Tribunal, manifestó que vió a Darió Jerez alrededor de las 13:30 en su vehículo, circulando en dirección a San Clemente, ya que en ese momento, Damian Renzi se disponía a regresar a Santa Teresita en ese horario y lo cruzó al final de la rotonda, según su mano y al prinicipio de la rotanda, para el que circula en dirección contraria -hacia el norte en el caso de Darío-. Como así también manifestó que detrás de él, venía una comerciante amiga de Damián que también saludó a Darío Jerez sobre la ruta, en esa zona.
Otro de los testigos fue el Dr. Alberto Laurenzano, abogado patrocinante en el principio de la causa y con situación complicada, por su participación con Carlos Subirol sobre la recopilación de datos para la causa. 

Miguel Ángel Lasalle, contó los motivos por el cual, le llevó el ford Fiesta de Darío Jerez hasta la casa, desde el lugar en donde estuvo estacionado por última vez. El automóvil fue hallado sin Darío en la Diagonal 24 y 3 de Santa Teresita. , El fiscal le pidió que repita la frase de Subirol: “Lleva el auto que yo me hago responsable, llévalo que yo te voy a buscar a la casa de Viviana”. Lasalle dijo que antes de bajar del Auto vio un maletín en el asiento trasero, y dijo que hechó un vistazo para observar lo que había adentro, por la misma situación y que luego le entregó las llaves a uno de los hijos de Darío Jerez. 
Gustavo Sánchez, otro de los testigos que vio a dos personas paradas en la esquina conversando, uno alto corpulento y con cabello entrecano junto a otro de contextura mucho más pequeña. Que lo hizo suponer que se trataba de Darío. Comentó que en esa oportunidad, había ido a visitar a sus hijos y uno de ellos se acercó al ventanal  de la casa de su suegro que está en el primer piso y desde allí pudo observar por unos segunods a dos personas y un automovil grande de color azul, estacionado en 45º, que le llamó la atención. Pero como no vio nada raro, siguió con sus hijos.
Los que estuvieron apenas minutos, como fue María Celia Fino y el Cdor. Ruben Martins. La primer jornada, con la aprobación de los fiscales y letrados, pudieron convenir en pasar a los demás testigos a la siguiente jornada, por una cuestión de horarios.
Fotos y notas: Ariel Fontana