lunes, 20 de junio de 2005

Genocidas ambientales




El hombre es el único ser que se autodestruye rompiendo la cadena ecológica desde su casa




En el Partido de La Costa no se ha tenido en cuenta aún, ni la responsabilidad ni la conciencia sobre los perjuicios que ocasiona el actual tratamiento de residuos urbanos en esta zona turística. Hoy los camiones recolectores de residuos pertenecen a la empresa TUQSA (Transporte Urbano de Quilmes Sociedad Anónima), pero la temática de las empresas anteriores: meros recolectores de basura, es la misma.
En 1993, el Sr. Dávila conviene tácitamente con el intendente Juan De Jesús, llevar los residuos locales a un campo vecino, propiedad de Quiroga. Este predio de aproximadamente cinco hectáreas se encuentra en jurisdicción del Partido de Gral. Lavalle –municipio lindante con el Partido de La Costa-, el cuál habilita la posibilidad de depositar allí la basura a cielo abierto. Dávila le alquila el campo al Sr. Quiroga y a su vez lo subalquila al municipio costero. Este arreglo se produce en la tercera gestión -1991/1995- del actual intendente de La Costa, Dr. Juan De Jesús. De origen desconocido aparece la empresa SOPAI, llevando el cargamento de residuos al lugar prefijado. Hasta aquí tenemos datos que nos describen a groso modo cuándo comenzó este problema, cómo se consiguió el lugar y quienes intervinieron en este arreglo “ligero y subjetivo”. Lo terrorífico es cuando nos preguntamos dónde y qué consecuencias trae un basural a cielo abierto.
Un grupo de ecologista VIDA, recomienda ser cautos con el sistema tradicional de los depósitos residuales a cielo abierto, pero aquí parece no tener eco ninguna sugerencia, ya que bloques partidarios como Encuentro Vecinalista, Frente para la Victoria y U.C.R. han aportado proyectos que fueron cajoneados, inclusive el proyecto denominado Programa Municipal de Reciclado (PMR) que presentara otrora la Concejal por el FREPASO Chela Mensa. El Consorcio para la Gestión de los Residuos Sólidos de Asturias (COGERSA), se estructura en Órganos Individuales y Colegiados de gobierno. Lejos de imitarlos, sería recomendable tomar conciencia del impacto ambiental que producen los basurales a cielo Abierto a través de otras organizaciones internacionales que han estudiado el tema y han propuesto una solución –hoy en marcha- para el tratamiento de residuos.
En la argentina, el Prof. Fernando Ariel Bonfanti del Instituto de Geografía – Facultad de Humanidades (UNNE) Resistencia - Chaco – Argentina, en conjunto con otras investigaciones proporciona datos interesantes al respecto. No son pocos los testimonios que aportan datos sobre enfermedades provocadas por la contaminación que produce el basural, como las de tipo respiratorias y epidérmicas – asma crónica y cáncer de piel-. Esto ha generado al mismo tiempo denuncias penales y en diferentes medios de comunicación costero, con la intención expresa de detener este sistema de tratamiento inadecuado de acopio de basura.
En el Partido de La Costa tenemos un suelo arenoso, por ende poroso. Cuando se llena un terreno con montañas de basura, teniendo en cuenta que no sale clasificada de los hogares y se suman –de acuerdo a los elementos encontrados en el lugar- los enfermos domiciliarios que colocan apósitos ensangrentados, gasas usadas, jeringas descartables con sus respectivas agujas, dentro del mismo tacho de residuos.

En el basural no tenemos diferencias entre residuos domiciliarios y los patológicos que deberían provenir de clínicas y hospitales



No sólo actúa la fermentación de distintos productos concentrados, sino que la lluvia contribuye a que el resultado de esa descomposición se filtre rápidamente hacia las napas de agua que utiliza la misma población. Informemos que en La Costa, el 75% de la población no posee instalaciones de agua corriente, y el consumo en un 50% de agua proviene de la extracción del mismo suelo. Los análisis realizados sobre la potabilidad para el consumo, nunca dieron niveles aceptables, sin embargo, la mayoría de los habitantes no están en condiciones económicas de consumir agua mineral.
De todas maneras el consumo para el lavado personal y de prendas es el que sale del suelo. Otro factor preponderante es que esta zona se encuentra en la vertiente de la cuenca del Salado que busca con el agua nivelarse en el mar. Con todo este panorama que se generó hace 12 años, actualmente se especula financieramente entre empresarios y políticos. Desde la provincia a los municipios, el problema existe en la mayoría de las ciudades de la Argentina.


domingo, 12 de junio de 2005

Libertad de Prensa: Cuesta encontrarla

Pero existe !!!
cuesta sobre todo cuando se trata de no buscarla: una cosa es el Periodismo y otra el periodista.

En el semanario costero El Informante, en su edición nº 9 publica el comentario de algunos colegas que opinan sobre la libertad de prensa. La verdad es que están muy pendientes por sobrevivir en esta profesión a cualquier costo. Incluyendo el de la alienación.
Un viejo proverbio enuncia: “No es el sitio quien honra al hombre, sino es el hombre quien debe honrar al sitio”. Y con esto digo lisa y llanamente, que el periodista es quien debe honrar al periodismo.

Con diferentes argumentos como: “Libertad de prensa y la libertad de empresa” (¿?) – Otra – “yo vendo publicidad, pero no vendo el sentido de lo que quiero escribir” – más - “Siempre uno tiene a alguien por encima que le marca la línea editorial” y hay más. Todos están escritos en la página central de la edición nº 9 de El Informante. Aquí nadie escapa al sometimiento de hacer cualquier cosa por estar en el medio. Escuché en contadas ocasiones que es una estupidez criticar al medio en el que estás trabajando. Si la situación merece una crítica –al propio medio-, es porque el director está haciendo las cosas mal o es uno el que está equivocado.

Cuando se equivoca el periodista, seguro que hace tambalear los intereses financieros del director. Entonces, si éste leyó la nota antes no te la publica -¿Libertad de empresa? ¿No vendo lo que escribo?- y si salió publicada, lo siento: “No trabajas más conmigo” o “De eso… no se escribe ni se habla”. ¿Y que creen que hace ese periodista? …Se calla y obedece! Ese es el problema del periodista alienado, y que pasa con el que escucha, lee o se informa a través de la televisión por medio de los noticieros locales, quien se ocupa dentro de la profesión de hacer llegar la noticia tal cual sucedió. Muchos periodistas se ocupan de sobrevivir, importándoles muy poco cuál es el producto que están elaborando para el receptor. Total algún político es el que banca este desastre.

La libertad de prensa, de empresa, de expresión, de opinión sin censura previa y publicable existe

Tome nota: www.blogger.com , desde este sitio de Internet usted puede publicar lo que desee, eso si, no se despoje de la ética, la moral y la cordura. Millones de personas en el mundo podrán leer sus comentarios y/o noticias sin que lo condicionen por unas monedas. Es más sencillo de lo que usted cree. Hoy Internet le da la posibilidad de ser libre.
Defender y respetar su autonomía es el camino directo a oponerse a la presión colectiva. Implica al mismo tiempo resistencia a las decisiones individualistas que le impiden debatir públicamente cuestiones controvertidas. Pero nadie mejor que usted –estimado lector o escucha- será quien optimizará la información, exigiéndole al periodista que honre la profesión.

Dos tipos de Periodismo en La Costa

Entre la teoría y la práctica.
Hace muchos años –más de veinte- que el periodista costero vive condicionado y a su vez condiciona la información. Esto se ve, se escucha y se lee a diario en la mayoría de los medios de comunicación locales.
En el año 2000, se trajo al Partido de La Costa, una extensión de la carrera de Periodismo (UNLP). Desde ese momento se generaron apariciones raras, gente que se atribuía haber trabajado para la creación de un polo universitario y otros que habían tenido la idea. Lo cierto es que de aquellos personajes, quedó la anécdota.
Durante esa época se escucharon barbaridades como:
“La Facultad nos debe dar un título, por el tiempo que llevamos trabajando como periodistas”(¿?)
Hasta llegaron a mencionar que no hacía falta una Universidad aquí. Menos mal que lo dijeron al aire en FM locales. Otros periodistas autoconvocados pasaron por las aulas, se introvertían tanto que el sueño siestero les jugaba siempre una mala pasada en plena clase y a centímetros del profesor. Y así fueron dejando sus lugares vacíos.
"Algunos siguieron en la Facultad de Periodismo (UNLP)
y otros volvieron a la Universidad de la Calle (UC)"

Entonces apareció el recurso más gastado y usado por los mediocres de siempre: La Universidad de La Calle. Prefieren rebuscárselas antes de elegir el desafío de aprender como analizar, investigar y resolver procesos sociales. Para luego poder construir medios de comunicación del Partido de La Costa que cumplan con la consigna de comunicar a la sociedad la verdad de los hechos.

Nadie puede negar, que de la UC se aprenden cosas. Pero sólo cosas.
¿Quién se dejaría operar en un quirófano por alguien que fue a la UC?, lo mismo ocurre con la comunicación, no tenga dudas. Así como usted saldría de la sala de operaciones, hoy el lenguaje basura se mete por sus ojos y oídos y queda peor que antes.

Todo es denuncias, protestas, descontentos y bronca, mucha bronca. Bronca que no permite ver, reflexionar ni elaborar una estrategia para salir de lo pésimo.

En la UC se discuten infinidades de temas superficiales, en la Facultad se debate sobre una temática y se proyecta una solución. Sólo que los intereses políticos toman un rumbo que no benefician a una sociedad y muchos periodistas costeros están sumidos en la misma empresa.
Entre la UC y la UNLP hay un abismo de formación, preparación, aprendizaje y propagación.