lunes, 25 de julio de 2005

Weblogs: ¿Nuevo paradigma comunicacional?

Luego de haber participado del Seminario Internacional sobre Periodismo real, organizado por el diario Clarín en su 60º aniversario -en el mes de julio-, pude comprobar que la preocupación por los weblogs es mundial. No sólo a llamado a un replanteo a editores de diarios en papel prensa, sino que también a los editores de periodismo digital.

Este dilema aparece entre los lectores, si leen sobre el papel o sobre la pantalla de la PC. El tema de como mantenernos sobre los textos, ha dividido los objetivos. Unos luchan por mantener el diario impreso en papel en el mercado y otros vanguardistas apuntan de lleno a Internet.

Estar en la red es como tirarse al vacío y saber que siempre –de alguna parte- vas a quedar enganchado con algo. Los tremendos armatostes que ocupaban habitaciones enormes y funcionaban con válvulas, requerían conocimientos altamente especializados. Todo esto, se comprimió al manejo de un simple celular. Hoy el hombre dedicado a la comunicación informática ha logrado amalgamar estos instrumentos y convertirlos en una herramienta capaz de suplantar cualquier diario que roce el primer ranking mundial de edición de noticias.

Los weblogs, han producido un cambio hasta se podría decir paradigmático en la comunicación. Sería algo así: “Le quitamos la corona a los grandes reyes de la comunicación masiva y ahora también informamos nosotros”.

Los Weblogs en la Argentina

Como en todas partes del mundo, la globalización informativa nos instruye a diario. En La Nación online dice la nota:
“Coparon la red hace tiempo, pero también causan grandes polémicas ¿Apropiación de la red o una herramienta más? ¿Nuevo periodismo o muchas opiniones que le quitan fortaleza?”
A estas preguntas que generan distintos disparadores, podríamos responderles con otras ¿Para qué están los periodistas, si hay gente que informa desde cualquier punto del planeta? ¿Qué tipo de información tiene más peso, las de los hechos reales o las que quieren que les cuenten?

En Clarín digital aparece otro artículo relacionado sobre los weblogs en la Argentina y dice que en un espacio caracterizado por la sobreinformación, los weblogs actúan como filtros: una selección humana del mejor material de Internet. Estos sitios son temáticos, es decir, hay de informática, ciencia ficción, interés general, periodísticos, etc. Inclusive hay diarios íntimos. Aquí vemos uno de los lados positivos de la red, no sólo encontramos lo que buscamos, sino que la variedad es ilimitada.

Weblogs made in casa

Los hay de todo tipo y tamaño, atractivos y aburridos, científicos y hogareños ¿Cuál quiere? Ese está, ponga el nombre del objeto en el buscador y le aparecerán en fracción de segundos. Estos link no son recomendaciones, sólo tienen la función práctica para esta nota –usted es el que elige-: En Ambulancia del orto se reirá un poco, pero si quiere puede imitar esta versión vecinal, o algo de periodismo a la que te criaste y así podríamos estar visitando millones de páginas.

De todas maneras, nos encontramos parados ante algo nuevo que no se si llamarle revolución o re-evolución, es algo nuevo. Tal vez el mal hábito diario de recibir un ininterrumpido bombardeo de noticias –sumada la de los weblogs- hace que tengamos poco tiempo para elaborar, reflexionar, editar y procesar todo la información que recibimos. Habría que consultar a algún experto si no se trata de una nueva adicción. Cuanta más información recibo, más quiero ¿Para qué?

Y luego cuando uno encuentra un artículo como éste que dice:

"Son sitios de Internet que han ganado poderío en los últimos tiempos. La renuncia de prestigiosos periodistas norteamericanos a raíz de denuncias publicadas en sus páginas provoca interrogantes: ¿se trata de una nueva forma de periodismo? ¿Con qué límites éticos se maneja?”

y otra vez nos preguntaremos ¿Sirven o no los weblogs?

Sugiero dejar pasar un buen tiempo para dar respuestas a interrogantes prematuros y no dejar de lado el ejercicio de contrastar la información con las fuentes que uno considere necesarias.

domingo, 24 de julio de 2005

Sobre foros de Seguridad en el Partido de La Costa

"Yo controlo la seguridad desde aquí!"
(Foto: Ariel Fontana para AF-notinet)

¿Qué es un foro de Seguridad y cuáles son sus funciones?


Existe un desconcierto total sobre la actividad de los foros de seguridad que no logran legitimarse dentro de la comunidad. Se conoce muy poco, los foristas no ejercen la autocrítica, el Ministerio de Seguridad no apoya su creación y los medios de comunicación analizan esta cuestión desde la superficie.

Siempre será: “El cuento de la buena pipa” o si prefiere “El teléfono descompuesto”. La Ley de Seguridad Pública nº 12.154 (Julio 1998) propone un sistema de participación comunitaria desde los Foros de Seguridad. Que son espacios de poder de la ciudadanía, que a su vez, integran el Sistema de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires y son la base del sistema de participación comunitaria. Hasta aquí tenemos la ley que los creó y cuál es el espacio asignado. Así está escrito en el cuaderno de capacitación editado por la Subsecretaría de Participación Comunitaria.
Hablar de Seguridad, no es tan sencillo como uno piensa o imagina, por el contrario se trata de algo más complejo y por nombrar algunos elementos a considerar tenemos problemáticas políticas, psicosociales, culturales, históricas y económicas, por mencionar algunas, desde lo personal hasta lo comunal. De allí es que sin la participación comunitaria no pueden funcionar los foros y menos cuando encontramos dentro de estos espacios vecinales del Partido de La Costa, dos o tres personas que toman decisiones sobre algo tan complejo. Tampoco hay que cargar rápidamente las tintas sobre esas personas, sin antes preguntarse: ¿Trabajan solos porque quieren o porque gran parte de la comunidad no se involucra?. Ahora si la respuesta la escucha de una radio o le hacen escuchar una grabación de la noche anterior que hubo una reunión de gritos y contrapuntos que no le dejan nada a nadie, seguro seguirá sin entender nada.
En el principio de la nota dice “Espacio de poder de la ciudadanía”, ese lugar es suyo, no es del Estado, ni de los políticos, ni de los medios, es suyo. No permita que nadie se lo invada. Que no le cuenten de fuera y que los que están adentro lo dejen participar, porque ese lugar es suyo. Si usted es de los que se queda en su casa calentito y se lleva de cuentos, al menos sienta un poquito de vergüenza cuando opine sin saber y sin haber estado involucrado.
Si cuando fue a una reunión de foros de seguridad y se pasó tres horas escuchando lo mismo sin hallar solución alguna… ¿Qué espera? Si ese espacio es suyo, pare la reunión y proponga algo mejor.
Los miembros del foro, no son ni actúan de policías ni echan a ningún funcionario, para ello están los organismos competentes. Ni Sheriff, ni dueños de ningún foro, sólo evalúan el funcionamiento y las actividades de la policía de la provincia y seguridad privada. Informan y asesoran a los vecinos en todo lo atinente a la seguridad pública, entre otras funciones semejantes. Que la policía sienta que el control es un factor de complemento para su función y no un enemigo que está al acecho de su carrera. Un policía que es corrupto, primero dejó de ser policía. Luego, exista o no un foro de seguridad, la justicia se encargará de su caso.
Sin la participación comunitaria, el foro que se desarrolla en un espacio de debate sobre seguridad, estará vació y abierto a personajes inescrupulosos que sacarán provecho del lugar actuando monárquicamente o le regalará un guión para algunas radios que de una grabación hacen sus programas sin esfuerzo.
La lucha por construir una comunidad se hace desde varios frentes, con propuestas en vez de protestas, tomando el compromiso de la actuación en el rol de protagonistas y no de meros espectadores.
Desde el poder ciudadano también se le puede sugerir al Ministro de Seguridad que las demandas sociales de la comunidad del Partido de La Costa, no encuentran soluciones desde su actuación política.

sábado, 16 de julio de 2005

Hasta donde son confiables algunas radios del Partido de La Costa

Dos tipos de fuentes anónimas ocupan un protagonismo importante en algunas radios FM locales: Los mensajes que llegan a través del teléfono y se leen en el programa y las llamadas al aire.

El conductor es portavoz del anónimo que deja un mensaje a través de un teléfono o mail. Los que no son chequeados ni mucho menos contrastados para cotejar su veracidad. Luego tenemos las llamadas telefónicas que salen al aire.
Esas llamadas o mensajes que están realizados a través de un teléfono o mail, no dejan de tener un destino o alcance masivo. Esa llamada puesta en el aire, llega a la audiencia que escucha esa emisora, luego no se tiene en cuenta que en ese momento deja de ser un teléfono para convertirse en un micrófono. Sería el segundo micrófono, dado que el primero lo utiliza el conductor/a.
¿Quién está del otro lado? ¿Cuáles son las intenciones del anónimo que hace uso de ese segundo micrófono? Muy pocas veces se sabe. Casi siempre se llama: "Juan, Pedro, Marta" y otros nombres que suelen escucharse a diario. Este tipo de protagonista que se esconde y denuncia radiofónicamente, da nombre y apellido del autor del hecho sin dejar garantía ninguna de ser confiable.
Primero, porque el camino más corto para llegar a la justicia es la denuncia por escrito en una unidad policial o juzgado –con copia en mano de lo expuesto- y segundo que una radio no está compuesta por jueces, sino por periodistas.
La función del periodista –entre tantas- es de brindarle a su audiencia, credibilidad de si mismo, consultando y contrastando los datos que le proporciona la fuente. Fuente que debe protegerse y mantener en el anonimato, pero anónima públicamente, no para el periodista.
El peligro de trabajar sin red y sin equipo
Cuando el periodista trabaja con urgencia compulsiva de informar sin chequear, corrompe la comunicación. Con el afán de ser el primero que tiene la primicia, destruye sistemáticamente el tejido social y transforma una opinión en un hecho, una operación de prensa política como una noticia, en pocas palabras, los entre líneas los comunica cada vez más claros.
El periodismo es una profesión que no se puede hacer sin producción. El periodista no puede salir a buscar su publicidad, ni hacer de telefonista o de operador. Es una profesión que va más allá de la pasión por informar la verdad de los hechos. No puede prescindir de la capacitación permanente.
El sociólogo Dominique Wolton, dice que el periodista debe interpretar la información que emite un político y también la que emite la ciudadanía. Esa mediación periodística, esencial, convierte la información en comunicación. Generando una relación racional entre políticos y actores sociales. El periodista debe dejar su ansia de estrellato personal de lado, abandonar el individualismo y adquirir una conciencia colectiva.
En cuantiosas ocasiones escucho decir que sintonizan un programa para saber que pasa en el pueblo, pero nunca se preguntan cómo se lo están contando. A esto le llamo trabajar sin red y ser irresponsable –audiencia y periodista al a vez-.
Si el periodista no da a conocer una noticia porque no puede verificar los datos, es un acto ético y de respeto por su profesión, pero si informa datos sin contrastarlos, más que un periodista será un operador de prensa.
Las fuentes transmiten hechos que ocurren muchas veces ante sus ojos. Cuando informan los “que” el periodista debe ir por “los por qué”. Y sobre todo no subestimar a la audiencia. La gente piensa, es inteligente, opina y es interactiva con los medios.

viernes, 15 de julio de 2005

Seminario Internacional Desafíos del Periodismo Real

60 años de Clarín



Ariel Fontana(AF notinet), Evan Cornog (Universidad de Columbia) y Ethan Bronner (The New York Times)

Dominique Wolton-Sociólogo

Director de Investigaciones, Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) FRANCIA

Abrió el certamen hablando de la importancia del periodismo en la Democracia


Charles R. Eisendrath

Director, Knight-Wallace Fellows, University of Michigan, United State

"La capacitación de los periodistas es la herramienta con la que podrán defender la calidad y la credibilidad de la prensa escrita"