miércoles, 14 de septiembre de 2005

Jardín de Infantes República de Italia

Quedó inaugurada la primera etapa de la obra para el establecimiento educativo bilingüe del Círculo Italiano en la Costa








(AF-notinet) El 11 de septiembre de 2005, en Santa Teresita la presidenta del Círculo Italiano Zona Centro Mariela Rinaldi y el Intendente del Partido de la Costa, Dr. Juan de Jesús, tiraron de las cintas que representaban las banderas italianas y argentinas, colocadas en la puerta para la inauguración del Jardín de Infantes República de Italia.


El acto se llevó a cabo, poco después de las 11:30. Allí el frío matutino no impidió el encuentro de vecinos, funcionarios del orden provincial y local, además de representantes de distintas instituciones que quisieron estar presentes en la apertura del establecimiento.


La emoción ganó su espacio en el instante en que se entonaron las estrofas de ambos himnos nacionales, que dejó una sensación de agradecimientos y nostalgias. Terminado el protocolo, accedieron al establecimiento los alumnos del jardín de infantes junto a las autoridades y público en general. Una vez en el interior invitaron al cura párroco –Padre Claudio- a bendecir las instalaciones y acto seguido hicieron uso de la palabra la Sra. Mariela Rinaldi, presidenta del Círculo Italiano; Graziana Bongini, Presidenta de la oficina de escuelas Consulado Italiano de Córdoba; Profesor Aníbal Bertomeu, inspector Jefe de DIPREGEP Dolores; Silvia Andrea Bohid, directora del Jardín de infantes; Isabella Imperiale, Representante legal del Jardín y el intendente de La Costa, Dr. Juán de Jesús.


Entre las anécdotas, contaron que cuando llegó el Inspector Aníbal Bertomeu –el año pasado- era de noche y entraron a la obra con linternas a mostrarle los planos del proyecto: “La verdad, me convencieron. Vi que había mucho trabajo y compromiso, así que les dije que sigan adelante” (sic). Mariela Rinaldi arrancó aplausos del público cuando dijo que hasta la Universidad no paran. Y completando el anecdotario, Graziana Bongini recordó –por Mariela Rinaldi- que ella es una toscana, y que en esa región de Italia, todo lo que se proponen lo consiguen.
Seguidamente los visitantes recorrieron el lugar, los alumnos se encontraron con un motón de regalos dentro de su aula y como corolario el brindis se realizó el la sede del Círculo Italiano Zona Centro en la esquina de 41 y 15 de Santa Teresita.

Mutilación de árboles


El Serrucho maldito



Destrozaron árboles porque tapaban el frente de un comercio y dijeron que el Delegado de Santa Teresita los autorizó


(AF-notinet) Ayer fui a la 40 y la 2 de Santa Teresita, exclusivamente a sacar fotos de unos árboles mal podados. No podía creer lo que estaba viendo. Eran árboles mutilados de la peor manera, cómo si la persona que lo hizo tuviese desprecio por si mismo, por la vida, por todo. Como si este mundo lo hubiese descerebrado.
Las secuelas eran claras y las evidencias estaban a la vista. Tomaron una serrucho y de noche -muy tarde- con rapidez delictual comenzaron a cortar y arrancar las ramas de los arbolitos de la vereda que rodean el viejo edificio –que otrora fuera la Terminal de ómnibus-. Los depredadores no dejaron ramas sanas, despedazaron todos los arbolitos que están sobre la vereda de la calle 40. No hay palabras para describir con exactitud semejante acto perverso. Tendrían que pasar por allí para ver el desastre y sobre todo tener en cuenta que esta mutilación se hizo para que de lejos se observe un posible “Pool” que abrirán en ese lugar.
Cuando me acerqué a tomar fotos de ese horror. Sale del interior del local un tipo grandote de pelo corto y estampa de patovica, se vino directo a mí y se puso delante de mi moto, mientras yo seguía haciendo mi trabajo:
  • ¿Quién sos vos? ¿Para quién son esas fotos?¿Por qué le sacas fotos al local?

  • No, le estoy sacando fotos a los árboles que despedazaron. Soy periodista y voy a hacer una nota sobre lo que estoy viendo.

  • Ah…!!! vos sos de esos “giles” que hacen conventillo de la nada, ¿Cómo los de la radio de la esquina? por Radio de La Costa FM 100-1.

  • Yo trabajo para mí ¿Cuál es el problema? ¿Quién hizo semejante destrozo?

  • A mi autorizó el Delegado de Santa Teresita, lo llamé ayer y me dijo que no necesitaba autorización.

  • Entonces, ¿fuiste vos el que cortó los árboles?

  • No, yo no fui, vine esta mañana y ya estaban así, deben haber sido los de la municipalidad. Así que cortala de sacar fotos!!!.

  • No te pongás nervioso, si yo estoy haciendo mal mi trabajo, vamos a la comisaría y hacés la denuncia.

  • Mirá, hace cuatro años que vivo en este pueblo lleno de “giles” que “bardean” por cualquier cosa, ya me tienen harto, mirá como están cortados los otros árboles.
Ya no se podía sostener un diálogo con este personaje. Una persona que estaba desconforme con un pueblo donde supuestamente va a poner un negocio y vivir de los “giles” –lo dijo cien veces- que irán a jugar a su pool. Así que me fui a Radio de La Costa y le comenté la bronca que me agarré con este hombre que al parecer no tiene límites ni cordura.
Susy Barracosa, que estaba haciendo el programa “Inquitudes”, le dijo a la operadora Griselda Paternó que pusiera un tema musical, manoteó el saco, el grabador y se fue al lugar – que está a 50 metros de la radio-.
“Juan Pérez” como dijo llamarse y después otro le dijo Lucas -¿Será Lucas Juan Pérez?, salió, celular en mano a atenderla a Susy. Inmediatamente le comunicó al que estaba atendiendo la llamada, que junto a él estaba la periodista y que quería hacerle una nota. El hombre prometió estar allí en pocos segundos, ya que se encontraba a pocas cuadras.
Cuando bajó de una 4x4 importada color azul, no podía creer quien era la persona que bajaba. Era Alberto Carlomagno, conocido comerciante de la calle 2, que mientras miraba los árboles decía: “¡Es una barbaridad lo que hicieron con estos árboles!”. Cuando Susy les quiso hacer una nota se negaron los dos y nos dijeron que el Delegado había autorizado que se corten las ramas, claro que fue de palabra. Y aquí vamos a entrar en el viejo juego: “Es su palabra contra la mía”.
Muchachos … “las palabras se las lleva el viento”, lo que no entra en este juego es el tremendo daño que le hicieron al medio ambiente, a la vista panorámica del lugar. No se puede hacer un negocio destruyendo la salud y la belleza. Sepan que también en el pueblo de “Los Giles”, el oxígeno se depura con las plantas, que “los giles” también cuando hace calor nos ponemos debajo de la sombra y sobre todo que los “Giles” tenemos sentimientos y repudiamos a los comerciantes que hacen negocios arruinando lugares por donde algún día en el pueblo de los “giles” pasearán y jugaran los hijos y los nietos de esta clase de comerciantes.

Nota de opinión: Ariel Fontana